Follow by Email

jueves, 31 de enero de 2013

Departamento de Propaganda Culé. Las cosas del As


Varane solo contra 6 culés! Pedazo de foto!!!

@AthosDumas32
 

Khedira entre 6
Sin premio

 Iniesta entre cinco
Mejor Jugador de Europa

La Casa Real no es de alquiler

 Costumbrismo matritense
(Colección Look de Té)


Jorge Bustos

Mi casera, que seguramente no me está leyendo, es una casera prototípica, estirada y hebrea de costumbres que cuando llama siempre es para pedirme más dinero. Cuando su santo nombre se ilumina en la pantalla de mi celular significa, indefectiblemente, que el signo de restar se iluminará en breve en la pantalla del ordenador de mi bancario. Mi casera llama a lo sumo tres veces al año: cuando me retraso en el pago de la mensualidad; cuando me retraso en la transferencia –que no transfusión, por deshacer los equívocos de Carbonero– de la factura del agua; y, en enero, cuando alborea el ejercicio fiscal, para subirme el puto IPC, que no perdona ni aunque le deslice que duermo con bufanda porque ella jamás creyó necesario despilfarrar en radiadores. Nunca se le ocurre llamar para reconocerme la puntualidad de los pagos restantes, del mismo modo que a Cristiano nunca se le elogian tanto los goles como se le reprochan las tres jornadas que alguna vez ha acumulado sin marcar.

Seguir leyendo: Click

Los papeles del PP

Así que hay dos posibilidades: que los documentos sean reales, o que sean falsos. Si son reales pero son cantidades que o bien son gastos de representación que después se justificaron, o bien son retribuciones que después se declararon a Hacienda como corresponde (por la información que hay en este momento no se desmiente ninguna de las dos posibilidades), podremos reprochar al PP que lleve una contabilidad cutre a mano, pero poco más. Pero si se demuestra que son pagos en negro deben rodar, naturalmente, unas cuantas cabezas, por mucho que El País mismo diga que no serían delito sino infracción tributaria y que en su mayoría estarían prescritas. Pero insisto, la información de hoy de momento no prueba eso de forma irrefutable.

De las virtudes republicanas

José María Gil Robles
 
Vicente Llorca
 
El castillo de San Julián ha enarbolado bandera turca.

( Del despacho de Capitanía al Ministerio de Marina, 1873)

La nación jumillana desea vivir en paz con todas y, sobre todo, con la nación murciana, su vecina. Pero si la nación murciana, su vecina, se atreve a desconocer su autonomía y a traspasar sus fronteras, Jumilla se defenderá , como los héroes del Dos de Mayo, y triunfará en la demanda, resuelta completamente a llegar en sus justísimos desquites, hasta Murcia y a no dejar en Murcia piedra sobre piedra.

( Del cantón de Jumilla)


Si alguna virtud han tenido los republicanos españoles ésta ha sido, sin dudarlo, la de la celeridad.

Menos de un año tardaron los radicales y federalistas de la 1ª República en llegar por fin al Mediterráneo, proclamar la independencia de Alcoy y Jumilla – y de Almansa, y Cádiz, Andújar y Tarifa. Y de Cartagena, sobre todo– y mantener dos guerras civiles: la tradicional carlista y la cantonal. (Aparte de la guerra cubana). Treinta y dos provincias se hallaban en armas. Cuatro jefaturas de Gobierno y tres golpes de Estado animaron tan intensa experiencia, mientras tanto.

Los de la Segunda República no serían menos apresurados. Quizá más persistentes. Pocos meses les bastaron para incendiar la iglesia del Buen Suceso, esquivar la legalidad parlamentaria, proclamar la Comisión de Actas, tres años en sublevarse contra la propia República, volar la Cámara Santa en Oviedo, proclamar en el balcón de la Generalitat el Estado Catalán y dos primaveras más en alcanzar al fin otra guerra civil. Allí, entre comités regionales y de milicias, finalmente, se disolvió el Estado.

Qué prisas. Para llegar a la disolución del país, con otros regímenes se tardaban siglos por lo menos. (Con la excepción del rey Witiza y los suyos, quizá. Pero ellos no lo recordaban).

La última victoria republicana curiosamente se alcanza décadas más tarde en la Segunda República y Media –también llamada de los años de la ceja. En ella, mediante la profusión de leyes y manifiestos, y de prolijos documentales en la 2ª cadena (y de actos masivos con intelectuales como Pilar Bardem y el poeta Willy Toledo), nos enteramos por fin de algo que nuestra humilde memoria –y la lectura del manual de Vicens -Vives en el Bachillerato– nos había ocultado antes.

Los republicanos hablaban todos en verso. Su reinado era el de la lírica. La prosa, sin saberlo, la pronunciaban sólo los curas, los de la Casa de Alba y los de la CEDA. Prosodia que por otro lado utilizaban para urdir maldades a diario contra los poetas. (Cuando el protagonista de alguna serie de la televisión llevaba bigotillo entonces sabíamos que era falangista. Normalmente a su ruindad se une la lascivia.)

Verso sería entonces por ejemplo la declaración de las Juventudes Socialistas sobre “la supresión de todas las personas que por su situación económica o por sus antecedentes puedan ser una rémora para la revolución”, en estilo metafórico además. (Lo que no encuentro es el tipo de estrofa utilizada. Debe de ser verso libre).

Los de la CEDA en cambio hablaban en prosa, y ellos sin saberlo.

 Así, cuando en la sesión del 17 de junio de 1936 el líder de la Confederación, José María Gil Robles informó al Parlamento de “ 160 iglesias destruidas, 251 asaltos de templos, incendios sofocados, destrozos, intentos de asalto. 269 muertos, 1287 heridos de diversa gravedad.  215  agresiones personales frustradas o cuyas consecuencias no constan. 69 centros particulares y políticos destruidos, 312 edificios asaltados, 113 huelgas generales, 228  huelgas parciales. 10 periódicos destruidos, todos de derecha. 83 asaltos a periódicos, intentos de asalto y destrozos. 146 bombas y artefactos explosivos. 38 recogidos sin explotar… “ es evidente que hablaba en prosa. Y con cifras y aciagos números. No podía estar más lejos de la lírica republicana.

Ésta, sutil a veces, a despecho de las afirmaciones del comediógrafo Almodóvar, debía de encontrarse en las réplicas de los vates ilustrados. Así, la Pasionaria, cuando en roman paladino replica a Su Señoría que “ésa era la última vez que hablaba en el Congreso”. O cuando en género elegíaco y en dactílicos clásicos, el comunista José Díaz argumenta que:

-Yo no sé cómo morirá el señor Gil Robles .

Para pasar a utilizar el recurso retórico de la contradictio:

-Yo sé que Su Señoría morirá con las botas puestas.

Yo creo que el argumento lírico de la República en verso lo ha originado la Fundación Ideas, fundación filosófica de la que el otro día tuve la primera noticia. Qué nombre tan cursi para  una actividad  poética como la suya.

Lo de Juan Cruz y Millás con Amy Martin


Mientras para Zapatero el hombre es bueno por naturaleza (Rousseau) y la sociedad se basa en la libre voluntad de convivencia, para Rajoy el hombre es malo, un lobo para sí mismo (Hobbes: Homo homini lupus), y la función del Estado consiste en la represión moral, la vigilancia y el castigo...

 Irene Zoe Alameda
 es investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas,
 Amy Martin para los amigos

Mulas

Pantoja, Antoñete y Caprichosa, las mulas de Las Ventas

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    ¿Mulas? Yo sólo sabía de una jota navarra que es un “simpa” (“Compré una mula en Olite / y se me murió en Tafalla. / La mula yo no la pago / hasta que no resucite”) y los nombres de las tres mulillas de Las Ventas, que son “Pantoja”, “Antoñete” y “Caprichosa”, y que no sé si habrán sobrevivido a la caída del sombrajo.

    Entonces salió lo de la Fundación de Caldera, con ese tal señor Mulas que resultó ser Amy Martin que resultó ser Irene Zoe, cuyos artículos gustan a Carlos Herrera, mas no a Caldera, Pultofagónides (con foto en el comedor de “La Bola”) del socialismo veterotestamentario.
    
A mí el caso me parece una versión para pobres de la comedia “¿Quién soy yo?”, de Juan Ignacio Luca de Tena, sobre la “personalidad desdoblada” de Colomer, hombre público y antipático, y Brandel, de intimidad modesta y simpática, interpretados por el mismo actor, que en el “Estudio 1” de TVE era Arturo Fernández.
    
En 1935 el público creyó que la cosa iba por Azaña.
    
Brandel estrena una farsa –tituló Ruano su crítica en ABC, queriendo significar cómo el Colomer que Luca de Tena era, abrumado por la responsabilidad, había sabido convertirse en Brandel para escribir una comedia de humor.

    Ahora se dice que Mulas, profesor en la Complutense, subía la nota a los alumnos que asistían a las conferencias de Bibiana Aído, aquella dama de acrisoladas virtudes que siendo ministra iba a Rodiezmo a levantar el puñito y que un día se subió a un palé y dijo:

    –Para mí abortar es como ponerse tetas.
    
¿Qué me van a contar de la Complutense, si me he licenciado en ella?
    
En la Complutense hay hasta profesores que, como cosa graciosa, amenazan con suspender a los alumnos que lean el ABC.

    Es que no hablamos del IIT Bombay.

    Hablamos de la Complutense.

    ¿Por qué un audio de Bibiana Aído da más nota que otro de Ludolfo Paramio? Por lo mismo que para el marianismo un emprendedor vive hasta los 30 años, y una emprendedora, hasta los 35.

Cuchifrito fuenlabreño

Casa Gregorio
Calle de la Arena, 36
Jorge Bustos admirando a la galga campeona de 2004

Jorge Bustos y Eva O'Regan ante la llegada del cuchifrito

Cuchifrito*
Quién más tardes de cuchifrito tenga en su haber, antes entrará al Reino de los Cielos

 Gregorio a los mandos

Parroquiano (descreído) con el Marca

_____________
*Cuchifrito o cochifrito viene de la mezcla de dos técnicas, una primera de cocción
 y tras ella una fritura a muy alta temperatura, de forma que
 los trozos del cochinillo son cocidos y fritos,
 son coci-fritos, cochifritos

El misterio de las Vírgenes idénticas

 Virgen de la Cartuja

Virgen del Prado
El Prado recibe en donación una escultura atribuida a Gil de Siloe casi exacta a una que se exhibe en La Cartuja • El historiador René JesúsPayo cree que se trata de una copia del XIX.

"¡Exclusivas como sea!"

El trasfondo de la falsa fotografía de Chávez en El País: hay orden a los redactores de que obtengan exclusivas como sea para contrarrestar la ventaja de El Mundo.

Bautismo de un defensa

Varane, anoche

Francisco Javier Gómez Izquierdo

 Un Madrid-Barça es el mejor partido de fútbol que se puede ver en el mundo, pero lo que tendría que ser cosa de una vez al año, como la fiesta mayor de cada pueblo, se empieza a despachar con el refranero de grajos de vuelo bajo en el que lo poco agrada y lo mucho cansa. Los clásicos ya no tienen esa cosa de sexo de novios que esperan ansiosos el próximo encuentro y para volver a aquellas altas categorías eróticas sólo nos queda la final de la Champions.

        Es posible que uno no lo sepa ver pero me da que se va perdiendo pasión a marchas forzadas y la abulia de..., por ejemplo Messi, o la simple y cumplidora corrección de Cristiano en la noche de ayer acentúan la devaluación de las especies abundantes. A pesar de todo, a mí me gustó mucho el partido y éso que lo mejor estuvo en la parte destructora de ambos equipos, con un Piqué y un Puyol espectaculares, mientras en la retaguardia blanca el joven Varane firmaba una actuación más que  perfecta como central y se ganó la excelencia -si Mar Moreno, la ministra de Educación andaluza fuera ministra de Deportes, ilegalizaría los goles anotados por los defensas-  con un gol de asesino del área. Tal que de Hugo Sánchez.
     
Fue el partido de Varane.  El partido que se mencionará posiblemente en un futuro próximo cuando Varane sea el nuevo Blanc de Francia y un locutor tire de historia en un despeje. ¿El nuevo Blanc?
      Varane tiene 19 años, un físico espectacular, mucha solvencia en el cruce y es poderosísimo  en lo que se conoce como juego aéreo. La prensa cree haber descubierto el Mediterráneo en el espigado central, sin entender que la carrera de un futbolista no se reduce a un partido, y que es de sobras sabido lo que debilita el elogio. Varane, que anoche tuvo una actuación imposible de mejorar ante rival de notable consideración, tiene mucho tiempo para mejorar eso que llaman salida del balón y es cosa segura que lo conseguirá. Personalmente creo que su mayor defecto está en cierta descolocación cuando tiene delante arietes tradicionales tipo Falcao, Llorente, Negredo..., por lo que creo haría bien en ignorar  el canto melodioso de las sirenas y entrenar como Mourinho mande, entrenador éste del que dicen es muy exigente en los asuntos que requieren atención y correcto rumbo.
       
Varane  tiene trazas de alcanzar el derecho a días muy buenos y a que se le perdone una mala tarde, ...como lo tiene Özil, un genio que va consiguiendo cierta continuidad  de su mágica zurda, pero al que sigo sin ver en amo de un  partido decisivo. Como lo es Xavi Hernández, el futbolista de mayor mérito mundial en esos últimos años y que puso tres balones como tres cheques al portador que hubieran sentenciado una eliminatoria que queda viva gracias al desacierto de Pedro y a la casta de un chaval. A los veteranos, el peso de la edad les va haciendo conservadores y mirar mucho por la salud. Es cosa que explicaba entre risas Xavi a Essien al final del partido.

Real Madrid, 1; Barcelona, 1. La noche de Varane

Las pipas

El enemigo

 Casillas

 Acento español

Diego López
(y las sombras de Casillas y Adán)

 Cristiano

Alineaciones

 El Bernabéu en...
La Noche de Varane

El Bar

Jueves, 31 de enero

Roures, disfrazado de pobre en el Bernabéu.

Ignacio Ruiz Quintano

miércoles, 30 de enero de 2013

Cobi cumple 25 años

Los 25 años de Cobi

Cosas de Cobi

Y más

Notas de periodismo



Mandamiento del buen periodista, según Chicago Tribune: 
"Si tu madre te dice que te ama, verifícalo"
@SalcedoRamos

 Eulenberg, del Chicago City News Bureau, no del Tribune, autor de la frase
@jmguardia

“What I said was, If your mother tells you she loves you, kick her smartly
 in the shins and make her prove it”
@jmguardia

Indultos

Al Pacino
El mercader de Venecia

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En la oficina de Tomás Gómez aparece una fosa común y en las hamburguesas de Irlanda aparece falda de caballo, que a ver quién aguanta a Savater, nuestro Tom Booker (Robert Redford en “El hombre que susurraba a los caballos”) cuando se entere.

    ¿Qué pasa en España?

    Pasa que la socialdemocracia nos ha extirpado el ancestral rencor y lo perdonamos todo, desde que Bolinaga se pegue sus chispacines mañaneros en la cantina, tan terne, hasta que Sara Carbonero diga “produció” y “transferencias de sangre” mientras le levanta el rodillo al espíritu de don Santiago Bernabéu.
    
Y no se olvide usted de los quinientos indultos de Gallardón.
    
Gallardón, en efecto, fue el alcalde que taiwanizó Madrid y es el ministro que taiwaniza la Justicia, donde los convictos por una puerta entran a pie y por otra puerta salen en bicicleta.

    –La clemencia es dos veces bendita, porque alegra al que la da y al que la recibe –dice Shakespeare en “El mercader de Venecia”–. Es el poder de los poderes.

    ¡El poder de los poderes!

    Gallardón, que debe de ser el último negrito en el Agatha Christie de Rajoy, comenzó su carrera política adquiriendo a “Remondo”, un penco de carreras (y aquí nos olvidamos de las hamburguesas) destinado a publicitar la imagen de Madrid en los Juegos de Atlanta, donde el incendio de Red Butler, y ha terminado ejerciendo “el poder terrestre que más se parece a Dios”.
    
¡Por la caída del caballo hacia Dios! Como San Pablo, el Amy Martin (en inocente) de Irene Lozano.
    
La campechana clemencia de Gallardón es de raíz española: tiene pintas de despacharse en el desayuno, entre porra y churro, como despachaba Franco el papeleo (una mano en la firma y la otra en el chocolate con soconusco) y como si fuera lo mismo indultar al anuncio de Tío Pepe (cosa que hizo como alcalde) que al amo de llaves de Ortega Lara (cosa que ha hecho como ministro).

    ¿Quién no se emocionó alguna vez con el “¡Abrid las prisiones!” de Danton?

Las pistas de Eufemiano

-Trabajé con todo tipo de deportistas: venía un ciclista, un futbolista, un tenista, un boxeador...

Tensando hormigones

Los hormigones son ‘flexibles’ y las estructuras fabricadas con él adquieren una nueva configuración al recibir una carga. Eso es normal, pero deja de serlo cuando la estructura no se recupera. Es decir, cuando no vuelve a la forma original. Si eso no pasa, malo. Muy malo.

Miércoles, 30 de enero

IDIOTA

-En alguna parte hay un pueblo al que este hombre está privando de un idiota.
MILITARIA / NICHOLAS HOBBES

Ignacio Ruiz Quintano

martes, 29 de enero de 2013

Que no vayan el jueves a Las Ventas (A nosotros nunca nos invitaron)

Huevo frito con sartén  / Pepe Molleda

[Buenos días, os informamos que la inauguración de la cubierta que estaba prevista para el próximo jueves 31 de enero, queda suspendida debido al incidente producido en la madrugada del pasado domingo.
Sin más reciba un cordial saludo.]

Debido al incidente producido la pasada madrugada en la Plaza de Toros de Las Ventas, al ceder la cubierta la cual estaba prevista ser inaugurada el próximo jueves 31, le comunico que queda suspendido dicho acto.

Esperemos entiendan los motivos de la suspensión, disculpen las molestias.

Sin más, reciba un cordial saludo.

D. José Antonio Martínez Uranga (Presidente de Taurodelta)



José Ramón Márquez



Llegan de pronto desde el espacio virtual de la Red dos mensajes en uno. En el primero de ellos, el Departamento de Comunicación de Taurodelta, en un tono francamente desenfadado que comienza llamando de tú al destinatario y termina llamándole de usted,  informa de la suspensión de la inauguración de la cubierta de Las Ventas que estaba prevista para el próximo día 31 de enero “debido al incidente producido en la madrugada del pasado domingo”.

En el segundo, mucho más frío, José Antonio Martínez Uranga, la parte de Choperón que corresponde a father, escribe: “Debido al incidente producido la pasada madrugada en la Plaza de Toros de Las Ventas, al ceder la cubierta la cual estaba prevista ser inaugurada el próximo jueves 31, le comunico que queda suspendido dicho acto”.

Para los de la comunicación, gente de la comunicación y la información, y sólo para ellos, el incidente con el vendaval y el sombrajo se produjo en la madrugada del pasado domingo, pues es bien sabido que para los que viven al filo de la información los acontecimientos se anticipan y es por eso que para muchos comunicadores las Idus de marzo fueron el día 14, el desembarco de Normandía el 5 de junio de 1944, la batalla de Lepanto el 6 de octubre de 1571 y la muerte de Pepe Hillo en la Plaza de toros de la Puerta de Alcalá el 10 de mayo de 1801, domingo, en la época en que no había toros los domingos.

El viejo Choperón sí que sabe bien cuándo se le derrumbó como un soufflé la malhadada cubierta; cuando, como dice mi amigo el aficionado Ramón Rodríguez, "los fantasmas de los grandes toreros que por allí moran desmontaron la enorme mascarada con la que se perseguía convertir una plaza de toros en un polideportivo, de acuerdo con la suerte de toreo gimnástico que ahora se practica; Gallito, Belmonte, y los dos Antonios, Bienvenida y Chenel, obraron el milagro y echaron abajo la gran mentira".

El hecho de que las notas antes citadas vayan acompañadas por un emblema incomprensible que recuerda una barbaridad a un huevo frito que dibujó el pintor Pepe Molleda utilizando como soporte una sartencita, pieza atesorada con mimo por una señora marquesa en su finca de recreo, acaso tenga una significación oculta que se nos escapa. Vale.

Balonmano

 Amable, cercano y educado, el mejor pivote del mundo

Francisco Javier Gómez Izquierdo

 Estoy en un sube y baja entre Córdoba, los Montes de Toledo y la galera con la que procuro la mantenencia, con motivo de antiguas costumbres rurales  a las que mi doña está empeñada en mantener en su aldea. La cosa tiene que ver con la Candelaria, tótem de cuarentena matriarcal imposible en ciertos matrimonios modernos, y que también es muy celebrada en Gamonal, mi barrio de la infancia, con el nombre de Las Candelas. Es ceremonia a la que me han uncido con el gran Paco, “la paz del campo”, y con el que el domingo busqué tiempo para ver la final del balonmano.

     La tediosa repetición de las justas entre  Barça y  Madrid han dejado de entusiasmar -a mí, al menos- y ya me da igual lo que pase. Los trofeos son cosa de dos y el resto estamos en otro fútbol. En el fútbol en el que empezamos, hecho de sufrimientos, injusticias... y  satisfacciones un tanto jubilares que nos enloquecían cada tres o cuatro años. Además del fútbol crecimos oyendo hablar de Ocaña, Merckx, Thevenet... y luego nos acercábamos a los Pirineos buscando a Arroyo, Delgado y Miguelón. Un servidor vivió en Pamplona a finales de los 80 y con un segoviano conocido de Perico al que poníamos una bandera de Castilla en las curvas del Tourmalet, íbamos de noche a coger sitio como si fuéramos a la conquista de Francia... y al ver hace un rato al antipático Manolo Sáinz, al eterno presunto Eufemiano, y sobre todo  a Vicente Belda, que tan frágil y diminuto me pareció en Neila al llegar a mi altura a más de una hora de la tête de la course, y al que no tuve más remedio que empujar como un testigo de atleta hasta el próximo espectador... todo se me va volviendo mentira.

    Me queda el balonmano, en España un deporte de raros al que se acercan las multitudes cada dos o tres años y al que incomprensiblemente nadie presta atención. Tengo una teoría para explicar la naturaleza minoritaria de la disciplina, pero hoy no quiero meterme en disquisiciones y voy a quejarme de la decepcionante -para los buenos aficionados-  final del Campeonato del Mundo, en la que hubo poco partido y demasiada alegría de tanto público intruso.

        “....Como un Cajasur- La Salle”, me cuenta esta mañana un entrenador que estuvo el domingo en Barcelona y es que en balonmano hay encuentros que se sabe lo que va a pasar antes de empezar, otros que se acaban en los cinco primeros minutos... pero un Dinamarca-España es una invitación a disfrutar durante una hora. No fue así y no por que los daneses sean mancos, sino por una especie de hipnosis colectiva inexplicable en estirpe de vikingos. Los espontáneos que vieron la final por la tele y a los que tan fácil pareció la gesta ya han olvidado el título de Campeones del Mundo... y estamos en ese pasado mañana en el que tan abandonado queda el mundo del balonmano español tras cada éxito conseguido.
    
Una de las mejores cosas que me han pasado ha sido el que mi tierno infante se iniciara en un deporte que se perfecciona entrenando mucho y tirando de disciplina. Como aún creo en los valores del deporte amateur y en los del sacrifico individual, hago propósito de no abandonar a la pequeña secta que en Córdoba sólo vive para el balonmano. Sin cobrar y sin desfallecer.  Una secta que ha conquistado para España un nuevo Campeonato del Mundo.

   ¡Enhorabuena!


Se empieza en alevín y siempre ante gigantes

En la muerte de Simonet

Córdoba que ascendió a Primera, 
con Reina, Luis Costa y Simonet

Francisco Javier Gómez Izquierdo

-Calvo como Simonet...  -se mofaban de la propia alopecia, los bombillas que fui conociendo en El Arcángel cordobés mientras señalaban el brillo de sus cabezas. Y luego me hablaban maravillas de uno de los futbolista que más partidos ha jugado con la camiseta blanquiverde cuando la primera era de 16 equipos.

     -Más de trescientos. El que más o entre los cinco que más.

    Un día leí que Gento sólo temía a un lateral derecho que jugó en el Córdoba y que se llamaba Simonet, por ser el único capaz de aguantarle el sprint, y entonces pregunté por el futbolista, entre otros al que le relevó, conocido por López Prieto y por ser el preferido de Kubala.
    
-El año 64 ascendió el Córdoba a Primera y aquella temporada no perdimos ningún partido en casa. Sólo nos  metieron dos goles en el viejo Arcángel y es récord que aún permanece en la Historia del fútbol español. Gran parte del mérito estuvo en Simonet, que corría más que Gento y no había manera de franquearlo.

    Me cuentan que vino del Valladolid en el 59 y que estuvo en Córdoba diez años. Que acabó su carrera en el Salamanca y que se le hizo un homenaje espectacular.

    Por cómo hablan hoy los viejos aficionados ante la noticia de su fallecimiento en su pueblo, que es Alcoy, noto que su “pundonor y velocidad” le hicieron inolvidable y como es uno de esos futbolistas que dejan huella en las hinchadas de provincias, creo oportuno señalar el respeto y el sincero reconocimiento que el ejercicio de su arte dejó en Córdoba.

      Descanse en paz.

No podemos liberar a Willy

A caballo de la actualidad
(Colección Look de Té)

Jorge Bustos

Al ciudadano Toledo no le gusta el Rey y ha venido a desearle que reviente lo antes posible y con él la “monarquía fascista” que encabeza. Quien más cerca estuvo de anticipar sus deseos fue la Eta, donde el ciudadano Toledo ya está demasiado mayor para militar, conformándose con desempeñarse de meritorio –algo como chico de los recados de Capone– en las manifas tabarreras que juntan a las familias Adams de la mafia norteña. Toledo quiso ser actor, y al constatar honestamente que apenas llenaba el pantalón de monologuista decidió entregarse al activismo revolucionario y siempre que puede se encierra en un balcón en protesta contra el IVA o se baja al moro a soportar solidarias ráfagas de arena saharaui que te azotan el rostro y bajan caracoleando incómodamente hasta el ojete. El ciudadano Toledo no está en la cárcel porque el Estado no tiene por qué financiar la manutención de todos los que fracasan en su oficio, pero sobre todo porque habría que indultarle en atención humanitaria al resto de reclusos.

Seguir leyendo: Click

Tapaderas

Don Javier López
Andanada del 9

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    La Troika llegó ayer a Madrid no sé si a examinar la tapadera de Las Ventas del Espíritu Santo, que era una cosa muy pija, un cesto de Estrasburgo (“el progreso es el progreso”, presumía el empresario antitaurino de la plaza), pero la tapadera se la llevó el viento y a la Troika no le quedaría otro remedio que pasarse por Lucio a despachar un cochinillo.
    
Tratándose de Las Ventas del Espíritu Santo, los ingenieros de la tapadera se habían inspirado nada menos que en la cúpula de San Pedro en el Vaticano, sólo que Ignacio González y el señor Cerveró han tenido menos suerte que Julio II y Miguel Ángel.
    
¿Para qué una tapadera en Las Ventas?
    
Para ganar más dinero.
    
El pretexto era la comodidad de los piperos. Miren ustedes la emoción que habrá hoy en un ruedo, que la gente va a la plaza a pelar pipas.

    –Con calefacción y sin viento, que molesta al esparcir las cáscaras.
    
Con viento huracanado hizo César Rincón su faena al colorado de Moura, pero ya tenemos dicho que en la moderna tauromaquia (“¡no podemos ir contra la modernidad!”) no importa el ruedo, sino el tendido, obligado a estar pendiente, no del toro, ayuno de casta, sino de la tapadera, que por mala suerte, y en año 13, siempre podía venirse abajo.

    Con la tapadera, pues, volvía el peligro a los toros: un peligro filisteo, que ya veo al Rosco, que es marmolista, aguantando como un Sansón del Guadalix los chiclés de la tapadera, ese cesto de Estrasburgo (¡si viviera Giménez Caballero!) que la Troika no ha podido admirar.

    –Es que con la tapadera se reducía el aforo, y así la plaza daba la sensación de llena –explica un promotor de la tapadera en plan Baudrillard.

    Pero si la plaza no se llena es porque los promotores de tapaderas no van a los toros.

    Y yo, si vuelvo a Las Ventas, será porque vaya del brazo de mi amigo don Javier López, que es bombero, mal que le pese a don Bergamín Arniches, que en la andanada frunce la napia y musita:“¡Cállese, bombero!”

"Té tota la raó"

1966
________

2013

11.30 de la mañana. Estación de Sant Adrià de Besós. Llego corriendo al primer vagón y entro de un salto al interior, donde me acoge un griterío ensordecedor. Un guardia jurado en medio del pasillo no sabe muy bien qué hacer. Otro está intentando calmar a una señora mayor. No hay manera. Mi primera impresión es que los pasajeros de la parte delantera del vagón están peleando. Pronto me doy cuenta de que todos parecen estar de acuerdo, pero que compiten a ver quién manifiesta su acuerdo con más entusiasmo. Hay varios vivas a Franco. La señora que habla con el policía está realmente muy enfadada porque "Arturo Mas les paga las hipotecas a los moros". "¡Con lo que les costó a los Reyes Católicos echarlos de España!", grita otra. "¡Estamos en la decadencia de España! ¡No se puede ni ver la televisión! ¡Esto es una cueva de ladrones!". "Crideu en català, collons!", ordena una voz masculina. "Té tota la raó", dice la señora que habla con el policía, "Arturo Mas és el culpable!". "¿Y los chinesos? ¿Qué me decís de los chinesos?", pregunta otra mujer. Todo lo que ocurre es tan absurdo que me pregunto si es real. "¡Un Franco es lo que nos hace falta!" Finalmente el tren arranca y los pasajeros parecen calmarse un poco con el movimiento. Pero de pronto un joven de unos treinta años, que lleva un par de libros en la mano, grita que el trabajo tiene que ser para los españoles, y vuelve de nuevo el griterío. En Badalona han bajado algunos de los amotinados, otros en Montgat, y en Ocata, la mujer que hablaba con el policía. Y, tras ella, yo.

En definitiva: Hay otra realidad, y viaja en el tren de cercanías a media mañana.

Nieve en el Norte

Sierra de la Demanda pedirá la anexión a La Rioja

La Plataforma Sierra de la Demanda, colectivo que agrupa a varias asociaciones de la comarca, planteará al Ayuntamiento de Pradoluengo, que se reunirá esta tarde en sesión plenaria, la secesión de Castilla y León, y la posibilidad de unión o anexión a la vecina comunidad autónoma de La Rioja.

Ni una temporada más



No es nuevo, es algo que ya sucedió hace tres años, casi coincidiendo con la llegada al equipo de Cristiano Ronaldo, algo de lo que también nos hicimos eco en su momento. Los celos profesionales llevaron a la susodicha, a hacer patente el presunto enfrentamiento entre los dos ídolos del Real Madrid. Y no sólo lo hizo patente sino que propició un auge a una desagradable situación con sus declaraciones sobre el luso, alguien que hoy por hoy es el líder indiscutible del equipo en el campo de juego. Y las razones son las mismas, o parecidas, sólo que ahora van dirigidas de manera inequívoca hacia quien entiende o sospecha que puede derrocar a un ídolo, es decir, al señor Casillas, un personaje nefasto para ella: Mourinho.

Y por qué todo esto? Pues en mi opinión ( yo no soy como Marca que da pábulo a whatsapp de amigotes) y por la información de que dispongo, las razones son varias: La primera, porque Iker no está ( ahora evidentemente menos) en su mejor forma y sabe que Mourinho había pedido un portero que le apretase las clavijas. ¿A que le lleva esto? al peligro de perder su titularidad en el Real Madrid y por añadidura en la Selección Española, a perder su estatus de “yerno que toda madre querría”, a perder su condición de ídolo, y no olvidemos que los ingresos publicitarios van aparejados justo a ésas tres cosas precisamente. Eso sin tener en cuenta, que para su pareja, quiérase o no, ser la novia de Casillas, la eleva a un lugar de privilegio que se ve recompensado tanto económicamente como en prestigio ante el resto de la profesión. Consecuentemente ¿quien es el enemigo número uno? Creo que está en la mente de todos: Mourinho. ¿A quien interesa echar del Real Madrid, de España y si se puede de Europa y del Mundo? No repitamos la respuesta. Ya dije hace un año que el topo era Sara Carbonero por boca de Casillas. Hoy los hechos me lo confirman.

Lectura completa: Click

La trituradora. Caza a Mourinho


La pérdida de imagen del Madrid pasa por las primas a terceros y la polémica con la Federación y Núñez
El País, 6 de enero de 1983 

El Real Madrid siempre ha tenido algo de avispero de los Balcanes, una zona en permanente guerra que solo se calma, por poco tiempo, con las victorias, y aún así el club se las ha arreglado para moverse y crecer entre los escombros permanentes. De hecho, según El País, lleva perdiendo imagen desde 1983. Por eso, cuando hace un par de años recopilé en esta misma página una serie de citas referidas a este club, más allá del sorprendente gusto por la fantasía novelesca de Diego Torres y su obsesión con la figura del entrenador portugués, aquello parecía otro día más en el trabajo, algo casi funcionarial, el chismorreo y la fábula era algo con lo que el Madrid podía y tenía que vivir. Con lo que nunca había tenido que vivir era con el insulto, con la vejación, con la injuria.

Seguir leyendo: Click

"Mourinho es como Hitler"
Javier Marías

De Curro a Mickey. ¡Menos mal que Abella nunca nos invita a nada!

El incendio de las andanadas

José Ramón Márquez

Yo creo que la única referencia que hay en la moderna Historia a lo que ha pasado en Las Ventas, Der Untergang, el hundimiento del chamizo, es el naufragio de la nao Victoria, en la época de la Expo 92, el mismo día de su botadura, mientras la mascota Curro y otros invitados, entre ellos un afamado gafe, se abalanzaban a las aguas para salvar sus vidas cuando aquel cascarón de nuez zozobraba, incapaz de sostenerse en las aguas, ridículo retransmitido por televisión urbi et orbe.
 
La pasada noche, sin la presencia de las cámaras y ante lo que suponemos un huracán de proporciones bíblicas, cedió el sombrajo venteño sin haber llegado a ser estrenado y a la chita callando o de una vez, vaya usted a saber si de golpe o poco a poco, se desplomó hacia el suelo haciendo naufragar las ilusiones de tantos que las habían puesto en la instalación de ese mamarracho y en la pasta que le iban a sacar a la Plaza gracias a tenerla arropada bajo esa antiestética toldilla.
 
A esta hora no sabemos si aquí lo que más hay es codicia o estupidez e incompetencia -benditas sean en este caso- o si, simplemente, es que hay un espíritu que vela por Las Ventas y que aoja los intentos de los malvados por acabar con ella. Algo será ello, porque en Las Ventas las cosas pasan de noche sin riesgo para las personas, puesto que el único riesgo que debe haber en Las Ventas, riesgo calculado y asumido, es el que nace de ponerse frente a un toro de arrobas, casta  y pitones. En una noche de 1963 se incendiaron las viejas andanadas para que ganásemos un poco en comodidad en las alturas y en otra noche de 2013 el viento tumbó las ilusiones de los que abogaban por la cubierta, hojas de otoño a finales de enero.

Habrá que ver las explicaciones que se habrán dado entre ellos los involucrados en el asunto: los Choperón father and son, a la caza de las pelas del muñeco Mickey Mouse; Abella a quien sus incondicionales conocemos como Abeya, comisionado por la Administración como celoso custodio del coso; los de la empresa que montaron el mamotreto; el ingeniero que firmó el proyecto; el propio al que se le olvidó ir a pedir la licencia de obras; y así, burla burlando, hasta llegar al dueño de Las Ventas, a don Ignacio González,  presidente de la Comunidad de Madrid sumido en un sinvivir, puesto que el hombre, a la zozobra que le debe causar el detentar su cargo gracias a una carambola, debe ahora sumar la intranquilidad que produce el cerciorarse de que hay cosas que hacen sus colaboradores y de las que  él es el responsable final, que al mínimo vientecillo se vienen abajo, como fruta madura.

Parece mentira que la polémica se haya montado sobre esta birriosa cubierta. Parece mentira que cuando le fueron a los de la Administración con ese cuento del cucurucho la Administración se dejase embaucar en ese ridículo empeño de mercachifles en vez de aprovechar para exigir a los arrendatarios del coso que en vez de un sudario trajeran a Las Ventas corridas acordes a la importancia de la Plaza y que los cuatro millones de la boina se los gastasen en programar carteles de tronío y ganaderías fuertes que lleven la emoción a los tendidos, pero más bien parece que aquí todo se llevaba con la ligereza de un contemporáneo cuento de la lechera, cuyo acto más relevante socialmente era la inauguración del engendro que se iba a producir el próximo jueves.

No quiero ni imaginar la zarabanda que se podía haber liado si el accidente ocurre ese día con la cubierta descendiendo sobre las cabezas de tantos taurinos, empresarios, ganaderos, críticos, radiofonistas, políticos autonómicos y municipales, magistrados, ex directores de diarios, padres de toreros, zascandiles y abrazafarolas como podían haberse juntado allí, que de allí podían haber salido como de La Aventura del Poseidón, y no lo digo precisamente porque cierta dama me recuerde un montón a Shelley Winters en sus hechuras.
 
Entre tanto, contristados vemos cómo nuestro dilecto Abeya, absorto en pasearse por el callejón y en sus zalamerías, apenas tiene tiempo para meditar, mientras  su proverbial buena fe es engatusada por negociantes, que abusan de él distrayéndole y no le permiten el sosiego preciso para observar pausadamente la obra de las inclemencias del tiempo, que hacen aflorar el orín en la forja de las gradas, transforman la bandera de la Plaza en un trapo negro y deshilado y hacen que la malhadada cubierta a estas horas valga menos que un papelón de pescado cuando ya se acabó el pescado.
Por cierto: ¡menudo papelón!

Martes, 29 de enero

LAS VENTAS

Ignacio González respondió y les dijo: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré"

Ignacio Ruiz Quintano

lunes, 28 de enero de 2013

Rubalcaba: "La verdad se construye mezclando muchas opiniones"

RBCB

José Prat: “Siempre que un chiflado asegura que dos más dos son seis y un sensato le corrige, afirmando que dos más dos son cuatro, surge un tercero que en pro de la moderación y el diálogo acaba concluyendo que dos más dos son cinco”.

De lo gran aficionado que es Dios



José Ramón Márquez

Dios es sabio. Anoche uno se hacía todo tipo de preguntas sobre el fantoche palio de Las Ventas y, a buen seguro, a la misma hora que estabamos escribiendo apenadamente sobre la culminación del despropósito, la justicia Divina se cernía sobre la inmunda carpa y desbarataba ese infame invento, echado abajo por un oportuno Céfiro. Alabado sea Dios.

Y alabado sea porque la caída de la susocdicha carpa no se haya producido con la Plaza llena de gente o con media entrada, que entonces sí que la habríamos tenido, y bien gorda, que se nos habría repetido todo el drama del Madrid Arena en la blancuzca arena de Las Ventas, con el consiguiente disgusto para Manolo por el conflicto de Orden Público que podía llegar a formarse, con los extranjeros huyendo, con el cuerpo de acomodadores salvando las exquisitas provisiones que guardan bajo el tendido y con la sufrida afición o lo que queda de ella viendo desplomarse, una vez más, el cielo sobre sus cabezas entonando su jaculatoria a palmetazos: ¡Plas, plas, plas!

Cabe la posibilidad de que cuando don Ignacio González, presidente de la llamada Comunidad de Madrid, propietaria de Las Ventas como heredera de los Hospitales, declaró que no habría toros bajo la carpa, se refiriese con florentina ironía a lo poco fiable que se le antojaba el mamarracho que estaban instalando y a su premonición de que el menor golpe de viento sería capaz de echar al suelo lo mismo los palos que el sombrajo.

Lo que no cabe en nuestra imaginación es la desolación en que debe hallarse el felicísimo Abella, a quien todos sus esclavos llamamos Abeya, pues es bien conocida la ilusión que el hombre había puesto en la instalación de esta barretina sobre Las Ventas, símbolo a su leal ver y entender, de modernidad, estilo y finura. La verdad es que al hombre no le salen las cosas apenas bien, con el ímprobo empeño que pone en todo aquello a lo que se entrega, pero sabido es que el hombre propone y Dios dispone.
La naturaleza se ha coaligado con los que odiamos el cubrimiento de nuestra Plaza; la naturaleza, que se resiste a ser expulsada del tauródromo, se venga con un golpe de viento que desbarata toda la inmundicia de hierros y lonas que mancillaban nuestra Plaza y deja con las vergüenzas al aire a los que alentaron, impulsaron, consintieron y sufragaron esa agresión a un espacio protegido por una ley del embudo, aplicada de manera discrecional, según vaya conveniendo. Querían poner puertas al campo y, por esta vez, el campo no se dejó.

Ojala que ese viento que ha sido capaz de desbaratar la toldilla de Las Ventas pudiese venir también sobre la Fiesta y llevarse  en un vuelo a tanto cantamañanas y tanto logrero como hay suelto por ahí, limpiándola un poco de inmundicias. Entretanto seguimos en la firmísima convicción de que Dios es un magnífico aficionado, cosa que ha quedado sobradamente demostrada en innumerables ocasiones cruciales. Hoy también. Alabado sea.

La verdad os hará libres

En serio, ¿a nadie le parece extraño que el récord de Cristiano aguantara sólo UN AÑO? Como todo el mundo sabe, el siguiente récord de goles en liga cayó a manos de Messi. O a los pies. O a las manos de Messi y a los pies de una persona de estatura normal. Y como todos los de aquí pudimos ver, el "arreón" final para superar ese récord vino en el último tramo de la temporada, con la Liga ya decidida a favor del Madrid y por medio de una considerable cantidad de penaltis que le pitaron a favor al Far$alona. ¿Se imaginan que mañana aparece un atleta que supera un récord inmutable desde hacía más de medio siglo, y a los pocos meses aparece otro, y otro? ¿Es creíble? En condiciones normales, quiero decir. Porque a mí no me lo parece. Y me lo parece mucho menos después de haber visto cosas como las de hoy, y que no son la primera vez que pasa. Me refiero a que Cristiano meta dos y luego llegue Messi y meta tres; que Cristiano haga un hat-trick y llegue Messi y haga otro, o cuatro. Eso sí, jugando contra diez, uno en fuera de juego, otro de penalti injusto, etc. Es algo tan burdo, tan evidente, que me imagino a los presentadores de deportes de la BBC diciendo "Cristiano ha marcado un hat-trick en el partido de Liga jugado en el Bernabéu frente al Getafe. En el partido jugado a las ocho en el Nou Camp Messi le ha superado marcando cuatro... otra vez" con una sonrisa en la boca. Porque trato de recordar cuándo fue la última vez que si Cristiano logró varios goles, Messi no igualó o superó esa cantidad. Desde finales de la Liga pasada ha sido la constante.

Lectura completa: Click